¿Por qué FARTUM®, es de algas marinas?


Las investigaciones han demostrado que los extractos de algas poseen una completa variedad de todos los materiales activos minerales, más sustancias quelatantes.

Las algas tienen hormonas vegetales, auxinas y giberelinas que ayudan a estimular el crecimiento de las plantas. En particular provee citoquininas, las cuales dan el soporte y sostén a la fotosíntesis. Estos iniciadores hacen fluir los carbohidratos para el uso en los procesos de fijación de nitrógeno que son tan vitales en la sanidad del suelo productivo. Sus sustancias en las condiciones de suelo también promueven la estructura migajosa que es tan deseable en los suelos y aumenta los microorganismos benéficos. Los extractos líquidos y polvos de alga también ayudan a resistir daños por enfermedad, insectos o estrés ambiental.

Las algas marinas son la fuente más completa de trazas minerales en la faz de la tierra, proveen 60 trazas de elementos minerales que la planta necesita en mínimas cantidades. Asimismo son una gran fuente de vitaminas y enzimas benéficas.

Esta es la causa que durante siglos, las zonas agrícolas cercanas a áreas costeras fueron abonadas con algas marinas por ser fuente valiosa de materia orgánica para diversos tipos de suelo y para diferentes cultivos de frutales y hortícolas. Hoy día, hay muchas opciones más convenientes para conseguir los mismos beneficios en su huerto o campo de cultivo, y FARTUM®, es una de ellas.

Resultado expresado en base 100% material seco
Certificado por la factultad de agronomia de la potificia univerdad catolica

La mayoría de las algas marinas usadas como abono y como agentes condicionantes del suelo corresponden a especies de algas pardas, compuesto principal de FARTUM ®. Estas contienen varios polisacáridos, de los cuales los más importantes son los alginatos.

Los fertilizantes químicos no tienen tantas trazas minerales y le hacen falta las esporas de bacterias activas y dormidas presentes en las algas. Estos organismos estimulan los procesos enzimáticos necesarios para la salud del suelo y ayudan a los procesos de aireación.

Es por eso que los fertilizantes biológicos con NPK con 3-3-3 pueden trabajar mejor que los productos químicos con rango de 10-10-10. Una regla general al utilizar los productos orgánicos con NPK más otros nutrientes es de triplicar su valor y optimizar su eficiencia.

Usando algas o correctores similares biológicos, productores orgánicos pueden darle vuelta a los cambios de la vida del suelo que los agentes químicos causan. Con químicos, los microorganismos se convierten más en consumidores de nitrógeno y no en fijadores. El aire alrededor de nosotros contiene más nitrógeno que cualquier productor pueda comprar y es completamente gratis. Lo que los productores orgánicos necesitan entender es como el ciclo trabaja en la naturaleza y como tomar ventaja de ello. Fertilizantes biológicos y acondicionadores como FARTUM ®. ayudan a esta función cíclica.

Las algas tienen otro beneficio importante; son un fertilizante orgánico renovable y que cosechado adecuadamente, es como el heno, solo tiene que guardarlo sin que se pierdan sus cualidades.

¿QUE DICEN LOS INVESTIGADORES?


Los productos bioestimulantes del tipo citoquinina han mostrado que mejoran el rendimiento y la calidad de la fruta de muchos cultivos. Además, el uso de otros reguladores de crecimiento de las plantas se hace comúnmente en muchos programas de cultivo. Por ejemplo, el ácido giberélico se usa mucho para promover la apertura de la flor y también para favorecer el alargamiento del raquis de la uva. Esto produce una baya más grande y más uniforme y de una calidad más deseada. Los extractos hechos con plantas marinas también se usan en el cultivo de uvas para mejorar la tolerancia contra el estrés, aumentar la resistencia contra enfermedades y mejorar la fertilidad. Otros efectos producidos van desde aumentar el rendimiento de la cosecha con racimos y bayas más grandes hasta mejorar el rendimiento económico para el agricultor.

Sobre las reacciones de los cultivos, hemos observado que las citoquininas están implicadas en todas las etapas del crecimiento de la planta, incluyendo la formación de las raíces, los capullos, los tallos y las hojas. El hecho de que se puedan extraer estas sustancias naturales de plantas marinas específicas y que se apliquen directamente a las plantas, proporciona a los cultivadores un nuevo aditivo que complementa los programas con fertilizantes convencionales. Uno de los beneficios específicos para el cultivo que afectan al rendimiento y a la calidad pueden ser una mejora en la madurez de la fruta, un desarrollo más vigoroso de las raíces y una mejor tolerancia contra el estrés. (Norrie, Jeff Dr. Nueva Escocia. Canadá. 2001)

ESTIMULACIÓN DE LAS DEFENSAS DE LA PLANTA


Recientemente se ha investigado en Europa la estimulación de mecanismos de defensa natural de la planta mediante el uso de extractos de algas marinas y se ha encontrado que estos promueven la tolerancia contra enfermedades en pimiento y vid al aumentar el nivel de antioxidantes endógenos (dentro de la planta). Estos antioxidantes (peroxidasas) redujeron de un modo eficaz la ocurrencia de mildiú en las uvas (Plasmora vitícola) y del pimiento (Phytophthora capisci). La evidencia sugiere que los extractos de algas marinas pueden ayudar a suprimir enfermedades de las plantas, al aumentar la actividad de estas enzimas protectoras que se dirigen a las toxinas oxidantes emitidas naturalmente por los agentes patógenos. Algunos de los antioxidantes, que se manifiestan durante el metabolismo normal, son eficaces para destruir o desactivar los compuestos dañinos. Esta habilidad de la planta en protegerse contra las enfermedades invasoras y los subproductos metabólicos se conoce como Resistencia Sistémica Adquirida (SAR). Las investigaciones de varias universidades americanas han obtenido resultados parecidos en estudios sobre pasto, que apoyan los resultados de Europa. Los investigadores americanos también encontraron un aumento en la actividad antioxidante de las enzimas como superóxido de dismutasa y peroxidasas específicas. Además, se conoce muy bien que un antioxidante más alto puede prolongar la salud de la planta y puede retrasar el envejecimiento al proteger las membranas celulares contra daños por oxidación. Esto puede tener como consecuencia retrasar el envejecimiento porque se han desactivado los compuestos oxidantes antes de que se extendieran por el sistema de la planta y causar aún más daño. Además de tener un efecto en el tiempo que dura hasta que la cosecha se encuentra en el mercado, algunas proteínas específicas también pueden estar implicadas en proporcionar una tolerancia contra el estrés ambiental como la helada, temperaturas altas, sequía y salinidad.

CITOQUININAS, INSECTOS Y ENFERMEDADES


La investigación por la USDA ha demostrado que las citoquininas también pueden jugar un papel directo en la resistencia a los insectos. Se demostró que las plantas transgénicas, manipuladas para producir una superabundancia de citoquininas, mostraron capacidad de repeler insectos y, en algunos casos, una acción insecticida. Los científicos hicieron notar que no es probable que las citoquininas muestren esta acción insecticida directamente, sino más bien que sea una consecuencia resultante de la formación de metabolitos secundarios como reacción a citoquininas endógenas acrecentadas. Aunque las investigaciones continúan, estos datos concuerdan con las observaciones de muchos programas de campo que indican una reducción en incidencia de los insectos sobre las frutas y los vegetales tratados con extracto de plantas marinas. (Norrie, Jeff Dr. Canadá. 2001).

Senn (1987) reporta que la incorporación de algas al suelo incrementa las cosechas y favorece la calidad de los frutos básicamente porque se administra a los cultivos no sólo todos los macro y micronutrientes que requiere la planta, sino también 27 sustancias naturales cuyos efectos son similares a los reguladores de crecimiento. Dentro de los compuestos ya identificados en las algas se tienen agentes quelatantes como ácidos algínicos, fúlvicos y manitol así como vitaminas, cerca de 5000 enzimas y algunos compuestos biocidas que controlan algunas plagas y enfermedades de las plantas (Crouch y Van Staden, 1992).

Las algas marinas se aplican en la agricultura en forma de extractos y de polvos solubles. Los derivados elaborados en la forma apropiada conservan los organismos vivos que contienen en estado viable y se propagan por un tiempo donde se aplican potenciando su acción, lo que hace posible la aplicación de dosis muy bajas (Blaine et al.,1990; Crouch y Van Staden, 1992).

Las algas marinas y/o sus derivados mejoran el suelo y vigorizan las plantas incrementando los rendimientos y la calidad de las cosechas. Su uso es ya común en muchos países del mundo y, a medida que esta práctica se extienda, irá sustituyendo el uso de los insumos químicos por orgánicos, favoreciendo así la agricultura sustentable.

Al incinerar las algas, dejan un residuo de cenizas cinco o seis veces mayor que él que dejan las plantas; consecuentemente, tienen más metabolitos y, por lo tanto, más enzimas. Esta es la razón del porqué, al usar algas marinas y/o sus derivados en la agricultura, se aporta un complejo enzimático extra diverso y cuantioso que efectúa cambios en las plantas (y en el suelo) que sin ellos, no toman lugar.

Fox y Cameron (1961) y López et al. (1995) mencionan que, al aplicar foliarmente extractos de algas marinas, las enzimas que éstas contienen refuerzan en las plantas su sistema inmunológico (más defensa) y su sistema alimentario (más nutrición) y activan sus funciones fisiológicas (más vigor).

Además, las microalgas cianófitas que los extractos de algas conllevan, ya sea que se apliquen foliarmente o al suelo, fijan el nitrógeno del aire aún en las no leguminosas (Martínez y Salomon, 1995). Resultado: plantas más sanas con mejor nutrición y más vigorosas.

Al aplicar al suelo algas marinas o sus derivados, sus enzimas provocan o activan en él reacciones de hidrólisis enzimáticas catalíticas reversibles que las enzimas de los seres vivos que en él habitan e inclusive las raíces no son capaces de hacer en forma notoria de tal manera que, al reaccionar con las arcillas silícias o las arcillas de hidróxidos más arena, actúan del compuesto que se encuentra en mayor cantidad en favor del que se encuentra en menor proporción y tiende a llevarlo al equilibrio; o sea, al suelo franco ajustando también el pH (Reyes, 1993).

También hidroliza enzimáticamente los compuestos no solubles del suelo, desmineralizándolo, y además, desintoxicándolo y desalinizándolo. (Blunden, 1973; Kluger, 1984; Reyes, 1993).

¿PORQUÉ SE PRODUCE UNA MAYOR PRODUCCIÓN Y CALIDAD EN LOS CULTIVOS?


Hasta hace poco cinco grupos de sustancias eran conocidas como reguladores de las plantas y correspondían a las hormonas vegetales denominadas: auxinas, citoquininas, giberelinas, ácido asbcísico y etileno. Hoy día se suman como reguladores potenciales: los oligosacáridos y polisacáridos. Las hormonas vegetales se sintetizan en un determinado lugar de la planta y se translocan a otro, donde actúan a muy bajas concentraciones, regulando el crecimiento, desarrollo ó metabolismo del vegetal. Los oligosacáridos y polisacáridos en cambio son las moléculas que están implicadas como causante de la reacción defensiva de las plantas y son la base para combatir y prevenir los problemas de salud de ellas (vacuna de cultivo), además interviene en la regulación de otras funciones tales como el crecimiento, el desarrollo , la reproducción y morfogénesis. Estas moléculas son conocidas como 'elicitors' y ayudan a la producción de fitoalexinas, que son las causantes de la formación de autodefensas naturales que mejoran la resistencia de la planta.

EL ORIGEN MOLECULAR DE LA FITOACTIVIDAD DEL EXTRACTO DE ALGAS MARINAS


Mientras los efectos beneficiosos del extracto de algas marinas han sido extensamente demostrados, una sucesión de teorías han sido propuestas para proporcionar una explicación de su fitoactividad.

Una teoría en los años 1960 indica que los efectos podrían atribuirse a su contenido de trazas de elementos. Si bien es cierto, estos están efectivamente implicados en el metabolismo de las plantas como agentes en las numerosas reacciones enzimáticas, las cantidades de elementos de trazas son muy bajas y no pudieron explicar la eficacia del extracto.

La teoría siguiente señaló que la estimulación del crecimiento inducida en la planta estuvo prevista por la presencia de sustancias hormonales (auxinas, ácido abscísico, citoquininas, etileno, y giberalinas. Esta teoría, que es aceptada hasta el día de hoy, no satisface a todo el mundo, ya que las hormonas pueden ser destruidas en los procesos de extracción o procesamiento, (lo que se evita en el proceso de fabricación de FARTUM ), esto ha provocado que no hay correlación entre las concentraciones de moléculas identificadas y las pruebas in vitro realizadas.

Otra teoría involucra a las betaínas como consecuencia de la fitoactividad, pero su presencia aislada es insuficiente para explicar los efectos en las mediciones.

La teoría de hoy, llamada la era del elicitors, se debe a la identificación por Albersheim y Darvill (1970-1980) de las moléculas de un oligosacárido de algas marinas, llamado elicitor, capaz de estimular mecanismos de defensa y estimular el crecimiento en las plantas. Esta teoría ha despertado el interés por el origen molecular de los extractos de algas marinas nuevamente. La relación algas y oligosacáridos provocó el deseo de codificar los genes de la enzima implicada en el mecanismo de crecimiento (la amilasa) y en el mecanismo de la defensa (la Beta 1,3 glucosa), situación que ha sido probada.

El trabajo de investigación sigue con el objeto de identificar los detalles de la estructura de esta nueva generación de sustancias reguladoras con el objeto de mejorar la comprensión de cómo estas moléculas actúan en las plantas.

Con FARTUM ® no solo estamos presentes en las teorías que nos anteceden, sino que postulamos que la transformación de los oligoalginatos, es lo que promueve el desarrollo de la masa radicular y foliar de las plantas. Los oligoalginatos son producidos por la despolimerización de los alginatos.

ALGUNAS EXPERIENCIAS CON EXTRACTO DE ALGAS MARINAS EN CULTIVOS ESPECÍFICOS


Expertos en algas llevan años de investigaciones en los EE-UU, Europa y Sudamérica, abocados en los niveles de agricultura comercial y de investigación universitaria habiendo realizado numerosas pruebas de campo y proyectos de investigación básica, para identificar los aspectos más beneficiosos en los diversos cultivos de importancia económica y para investigar la eficacia del producto.

TOMATE

Las pruebas universitarias y comerciales en los tomates de campo y de invernaderos han mostrado consistentemente mejor rendimiento en comparación con los terrenos de control no tratados con extracto.

El experimento se llevó a cabo en La Florida, USA. Se estableció en camas cubiertas con plástico negro. El extracto de algas se aplicó al suelo en la cama y dos veces foliar. La producción aumentó 20%.

SANDÍA

Las pruebas con las sandías de Calsweet y Nova demostraron un incremento significativo en el número y el peso de las frutas. También fue de interés encontrar data que favorece el uso de los extractos de algas marinas en estudios del establecimiento de los trasplantes tempranos de las variedades juveniles de muskmelon.

PAPA

Como con los tomates, las papas parecen reaccionar bien a aplicaciones de algas marinas. Pruebas en los Estados Unidos y en Europa en las variedades como Atlantic y Kennebec han mostrado reacciones consistentemente positivas.

En Europa, en algunos casos los rendimientos de patatas fueron 20% más grandes que en los terrenos de control (basado en un cálculo de toneladas/hectárea). Otros estudios europeos demostraron incrementos en el rendimiento del 5 al 25% en el rendimiento de peso total. En Chile, IVº Región, FARTUM® ha logrado incrementos de hasta un 25 % en el ensayo con respecto al testigo, en papas Cardinal, cosechándose papas más uniformes y de mayor tamaño.

PIMIENTO

El experimento se llevó a cabo en La Florida, U.S.A. Se hizo una aplicación de extracto de algas en la primera floración. El incremento en la cosecha fue de 26.6 %. Los pimientos del área tratada tuvieron más vida de anaquel que los del testigo.

MAÍZ

Para elote (sweet corn): El experimento se llevó a cabo en La Florida, USA. a los 45 días de sembrado (7.5 a 13 cm. de altura de las plantas), se aplicó foliarmente y, la segunda aplicación se hizo 20 días después. El incremento de cosecha fue de 56 %; las plantas tratadas, a la primera aplicación, incrementaron la altura 25 % y las hojas fueron más anchas y más verdes.

NARANJO

De 16 a 25 años de edad. El experimento se llevó a cabo en La Florida, USA. La aplicación de extracto de algas se hizo por el sistema de riego por aspersión por encima de las plantas en Marzo a Abril de 1966, 1967, 1968, 1969, 1970 y 1971 y los incrementos fueron en porcentaje de 4.9, 5.5, 8.5, 5.9, 12.9, 12.1 y 12.4, respectivamente. Las naranjas de las plantas tratadas tuvieron mejor vida de anaquel que las del testigo.

BENEFICIOS DE LAS HORMONAS VEGETALES AUXINAS


FOTOTROPISMO

  • Promoción de la elongación celular y la de tallos jóvenes y coleóptilos.
  • Inhibición del desarrollo de las yemas laterales; promoción de la dominancia apical.
  • Promoción de la iniciación de las raíces adventicias.
  • Participación en las respuestas a la gravedad (gravitropismo o geotropismo).
  • Regulación del desarrollo de los frutos.
  • Promoción de la síntesis del etileno (influye en los procesos de maduración de los frutos).

CITOQUININAS
  • Estimulan la división celular y el crecimiento y la diferenciación de los órganos vegetales.
  • Cultivo de células y tejidos vegetales (junto con las auxinas).
  • Inhibición de la senescencia de hojas y flores.
  • Oposición a la dominancia apical y rompen la latencia de las yemas axilares.
  • Promueven la organogénesis en los callos celulares.
  • Promueven la expansión celular en cotiledones y hojas.
  • Promueven el desarrollo de los cloroplastos e inhiben el desarrollo de raíces laterales.

ACIDO GIBERELICO

  • Elongación de los entrenudos de los tallos.
  • Promoción de la germinación de las semillas.
  • Promoción de la floración en las plantas bienales.
  • Promoción del desarrollo de los frutos partenocárpicos.
  • Germinación de las semillas de la cebada en la elaboración de la cerveza.

RESUMEN


Mientras las algas por si solas no contribuyen al alimento total del suelo, si son parte del cuadro completo del acondicionamiento de él. Para productores orgánicos las algas marinas son un importante aditivo en sus cultivos.

El incremento en el uso comercial de las algas marinas como fertilizantes y agentes condicionantes del suelo se espera que continúe, a medida que los sectores agrícola y hortícola aumenten el uso de productos naturales, no químicos, de eficacia comprobada para fortalecer el crecimiento y desarrollo de la planta.

Hoy día las prácticas agrícolas proporcionan a los agricultores una amplia gama de suplementos para aumentar la producción de las cosechas. Con el aumento de la disponibilidad de productos tradicionales y no tradicionales la competencia es fuerte. Naturalmente cada producto debe proporcionar sus beneficios a cada cultivo individual a través de una investigación comprobada. La investigación y los datos obtenidos en el campo demuestran claramente que hay muchos beneficios en usar extracto de algas marinas como bioestimulantes en estos programas y FARTUM® es la alternativa.

CITAS


  1. Bi F. et al. (2001) Studies on seaweed extracted ecititors and their analysis for antimicrobial activity in chickpea cotyledons. Pak. J. Sci. Ind. Res., 44 (1), 18-21.
  2. Blaine, M., W.J. Zimmerman, I. - - - Crouch y J. van Staden. 1990. Agronomic uses of seaweed and microalgae. pp. 267-307. In:Akatuska I. Introduction to applied phycology. SPB Academic Publishing BV, The Hague, The Netherlands.
  3. Blunden, G. 1973. Effects of liquid seaweed extracts as fertilizers. Proc. Seventh International Seaweed Symposium. In ref. 3. School of Pharmacy, Polytecnic, Park Road, Portsmouth, Hants, England.
  4. Canales López Benito. Seaweed-Enzymes : Possibilities for Stimulating Crop Yield and Improving Soil Quality. México, Feb. 2000.
  5. CEVA, Centre d' étude et de valorisation des algues. Rythme Nº56 4 th quarter 2001.
  6. Crouch, L. y J. van Staden. 1992. Evidence of the presence of plant growth regulators in commercial seaweed products. Department of Botany, University of Natal, Republic of South Africa. Ed. Kluwer Academic Publishing. The Netherlands.
  7. Fox, B.A. y A.G. Cameron. 1961. Food science, nutrition and health. Sixth Edition. Ed. Edward Arnold, a division of Hodder Headline PLC, London NW1 3BH.
  8. López, D.A., R.M. Williams, K. Miehlke y J. Mazana. 1995. Enzimas, fuente de vida. Fundación de Investigación Inmunológica (IERF), 1+822 Monticelo Place, Evanson, Illinois, USA. Ed. en español, Edika Med., S.L., Barcelona, España.
  9. Martínez, L.J. y J. Salomon. 1995. Efecto de un extracto de algas y varios fitorreguladores sobre el cultivo de papa (Solanum tuberosumL.) var. Gigant. Tesis doctoral. Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey.
  10. Norris, Jeff Dr. Nueva Escocia. Canadá. Agrotécnica. R. Terralia. 16,17. España 2001.
  11. Reyes R., D.M. 1993. Efecto de algas marinas y ácidos húmicos en un suelo arcilloso y otro arenoso. Tesis de Maestría. Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro, Saltillo, Coah., México.
  12. Senn, T.L. 1987. Seaweed and plant growth. Traducido al Español por Benito Canales López. Crecimiento de alga y planta. Ed. Alpha Publishing Group, Houston, Texas, USA.